Atención a la Parálisis Cerebral

Logoterapia en la Fundación Bobath

 

Las 3 áreas de intervención del Logoterapeuta son:

Alimentación:

Consiste en el tratamiento de aquellas personas que presentan disfagia orofaríngea y esofágica, debido al trastorno sensoriomotor, con distinto grado de gravedad, a través de un adecuado control postural y una estimulación oro-táctil graduada. 

El trabajo va dirigido a:

  • Conseguir patrones motrices más normalizados de las estructuras orales que intervienen en la preparación, transporte y deglución del alimento, facilitando el resto de funciones orales (articulación, habla, respiración…
  • Desarrollar las estructuras orales para que crezcan y se desarrollen de forma más normalizada.
  • Conseguir un estado de nutrición e hidratación adecuada.                                              
  • Mantener una adecuada calidad en la función alimenticia por vía oral.
  • Generalización de los objetivos en el ámbito familiar y con el resto de los profesionales.

Lenguaje, habla y voz:   

La intervención se dirige a:

  • Estimular la musculatura orofacial para favorecer las funciones orales (alimentación y/o habla).
  • Intervenir en los problemas del habla: coordinación fonorespiratoria, voz y articulación, tratando los diferentes grados de disartria.
  • Tratar de las diversas alteraciones del lenguaje, en la forma, contenido y uso del mismo (trastornos específicos del lenguaje, retrasos simples, etc...).

Comunicación:

El trabajo consiste en:

  • Valorar los pre-requisitos comunicativos en la fase más temprana, para ver si son susceptibles de un sistema de comunicación alternativa y/o aumentativa de un trabajo de estimulación más global.
  • Introducir los distintos soportes comunicativos en aquellas personas que presentan una anartria oral, disfasia grave o afasia (ordenadores, comunicadores, tableros de comunicación) así como distintas formas de acceso (teclado, pantallas táctiles, ratón de mirada) dependiendo del nivel cognitivo, patología sensoriomotora, control visual, etc.
  • Valorar e intervenir en conductas pre-verbales y de interacción, cuando existe unido a un problema sensoriomotor, un trastorno en la conducta comunicativa.